jueves, noviembre 08, 2007

Sobre juegos, experiencias de niñez y ESRB

Desde muy niño tuve ese deseo intrínseco (y a la vez extrínseco, motivado por mi medio social y de pares cercanos) de tener una consola de juegos de vídeo. Este anhelo surgió de muy pequeño, desde que tuve mi primer computador/consola: la emblemática ATARI 65XE (que muchos podrán conocer, los que no la ubican, es la consola que viene después de la muy famosa ATARI 800XL, es una ploma, y digo es porque hace poco volvió a aparecer en mi casa, y mis hijos preguntaban con asombro: ¿Qué es eso?). Con ella aprendí a programar en BASIC y jugar tanto con cartuchos como con cassetes (no logro descifrar como se escribe esa palabra aun, mas en este tiempo y era de pendrives y discos duros), y hasta en su momento en los disco de 5 1/2 (uf, se me cayo el carnet).
Luego, mis amigos comenzaron a tener sus propias formas de pasarse cosas, yo ya no podía intercambiar juegos (léase cassetes) y "respaldarlos" en mi equipo de música en cintas nuevas (y otras tantas muy reutilizadas), cosas que en ese tiempo, no era ni noticia hacerlo y compartirlo mano a mano era lo habitual, no como ahora, que hasta con un supuesto canon chileno copia del español nos quieren hacer pagar a todos por pecadores, cosa que no tocare aquí pero que ya hace eco en varios sitios.
Comencé entonces a visionar un futuro con consolas, con las cuales jugar en mi dormitorio, en el living de mi casa, junto a mi hermano, primos incluso con mi padre. Tuve la suerte de que algunos de mis amigos me facilitaban sus consolas para asi poder jugar yo en mi casa, desde la Nintendo de 8 bits (NES) pasando por la secuela de esa gran consola, la SuperNintendo (SNES), la Sega Genesis (conocida en otros lares como Megadrive), la desaparecida 3DO de Panasonic (donde comenzó mi fanatismo por la serie Need for Speed), hasta llegar a la PSOne, que ahora gustoso hago correr en el PC de mi casa.
Estas ultimas consolas me las facilitaba mi amigo Walter, a quien conocí justamente en una tienda donde vendían artículos de juegos y computadores (hace mas de 15 años). El fue el primero en la zona donde vivo en tener la CD Genesis, una base con CD para esa consola, donde ya se podían jugar títulos con un sonido impresionante dada las características de la consola de 16 bits y el sonido digital boom de ese tiempo. Recuerdo el juego Hook, la música aun la tengo guardada en mi computador para darme ánimos o relajarme.
No fue hasta hace muy poco en que decidí comprarme una consola de juegos: la Playstation 2, PS2 para la mayoría, y me la compre porque Walter la tiene de hace tiempo y yo veía esos graficos, en juegos que el computador de mi casa ya no corrían (por velocidad de procesador y memoria RAM) y que el notebook ya no instalo porque lo uso para trabajar.
Junto con revisar las variadas ofertas de consolas en el mercado chileno y que gracias a internet me permitió vitrinear desde mi notebook, aproveche los continuos viajes que realizo a la capital por estudios (algo que no he comentado aquí pero tengo en mi mente un breve reseña al respecto), donde en un momento de relajo, fui directo al Paseo Las Palmas (Providencia, Santiago, Chile) para tener una visión mas general de la lucha de precios (y regalos asociados a la compra) junto con la variedad de cosas que ofrecían.
No lo niego, buscaba una consola desbloqueada, ya que muchas de mis amistades que poseen esta consola tienen títulos en respaldos de los originales, y eso hace que el poder adquisitivo para jugar sea de menor costo, junto a los regalos que me ofrecían al comprar. Lo de la garantía, fue en realidad una sorpresa, muy grata por lo demás.
Me decidí por un local, donde me atendieron muy gratamente (es mas, el vendedor salio de la tienda a preguntarme que buscaba y en pleno pasillo me ofreció una oferta que no dude en revisar). La oferta consistía en la PS2 desbloqueada, control original, memoria, un control inalámbrico (que me salio con falla y ahora en diciembre debo ir a buscar), un bolso para transportarla (que me ha sido muy útil), la base para poner en vertical la consola, una mantención a la consola y 8 juegos en respaldo que al siguiente mes podía cambiar sin preguntas. Una oferta mas que común en este lugar de ventas. Lo que me hizo decidir por comprarla fue realmente la garantía. Donde otros me ofrecían desde 3 a 6 meses, ellos me ofrecieron 14 meses, algo realmente extraordinario e inesperado.
Una vez con la consola en mi casa, la envolví en papel de regalo y cuando llegaron mis hijos les dije que les tenia una sorpresa, pero que era tanto para ellos como para mi (recuerden que desde los 15 años que quería una). Ellos contentos. Yo feliz.
Ahora, después de pasar un tiempo ya con la consola y aprovechándola un montón (y no solo yo y mis hijos, mi pareja también juega y mi hermano aun más), me puse en campaña de tener mas títulos para mis hijos, y en la ultima ida a Santiago, me di cuenta que la mayoría de los títulos son vendidos sin considerar el publico objetivo ideado por los desarrolladores.
Asi que junto a esa campaña me puse a revisar el ESRB, siglas de Entertainment Software Rating Board, es decir, la calificación que la Entertainment Software Association (ESA) de Estados Unidos regula a los medios de entretenimiento como ayuda a los padres y otros consumidores a escoger el juego adecuado para sus familiares.
Esto porque comencé a notar que los juegos que mi hijo queria jugar, y que yo pruebo antes de que él juegue, tenían contenidos de cierta violencia (no de sangre pero si violento), y al revisar las portadas de los juegos habían unas siglas que poco o nada me decían.
Buscando en la red, encontre el significado de ellas:

Esta simbología se traduce en:

Temprana Edad (Early Childhood):
Títulos calificados como EC: Early childhood son aptos para jugadores de 3 años en adelante. No contienen material que los padres consideren inapropiado.

Adolecentes (Teen):
Títulos calificados como T: Teen Tienen contenido apropiado para jugadores de 13 años en adelante. Pueden tener contenido violento, lenguaje medio o fuerte y temas sugestivos.

Para Adultos (Adults Only):
Títulos calificados como AO: Adults Only tienen contenido apropiado para adultos solamente, debido a que podrían contener descripciones gráficas de sexo y/o violencia. Productos para adultos no están dirigidos para personas menores de 18 años.

Para Todos (Everyone):
Títulos calificados como E: Everyone son adecuados para jugadores de 6 años en adelante. Títulos en esta categoría podrian contener violencia mínima, algo de travesuras cómicas y/o lenguaje medio.

Maduros (Mature):
Títulos calificados como M: Mature son adecuados para personas de 17 años en adelante. Títulos en esta categoría podrían contener escenas sexuales maduras, violencia intensa y/o lenguaje fuerte.

Calificación pendiente (Rating Pending):
Títulos listados como RP: Rating Pending. Están siendo verificados por ESRB y se espera la calificación final.
Estas siglas las pueden encontrar en el sector inferior izquierdo de los títulos de los juegos, o bien pueden visitar la pagina de ESRB y poner el titulo del juego en su buscador, el que le dará resultados categorizados por el nombre de juego, quien lo publica (desarroladores), la categoría, el tipo de contenido que podemos encontrar en el juego y las consolas donde encontramos el titulo que buscamos.
Ahora tengo organizados los juegos por esta categoria. Asi me siento mas responsable, aprendo a compartir con mis hijos y transformo en un punto de reunión, conversación y sobre todo, de diversión y risas el estar frente a la "caja Idiota" (como decia mi profesor en la escuela).

Fernando Molina P.
Psicólogo

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal