viernes, marzo 14, 2008

LA IMPORTANCIA DE LA CONFIANZA

Visto en
GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS Y MEJORAMIENTO DEL CLIMA ORGANIZACIONAL EN EL ISSSTE
(ISSTE, Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los trabajadores del Estado)

Es primordial la confianza para mantener una buena salud en la relación entre personas. Cuando confiamos en una persona le permitimos sentirse segura y aceptada. Este sentimiento debe existir si deseamos que las personas rindan mejor en su trabajo. Cuando la gente siente que goza de confianza, se siente en libertad de concentrar todos sus esfuerzos en la tarea encomendada. Si siente que no inspira la suficiente confianza, vive en un permanente estado de tensión.
Los mandos que en esencia desconfían, formulan juicios improvisados y casi siempre basados en apariencia externas, por lo cual las personas a su mando se preocupan de manipular sus apariencias externas y ese tiempo y energía lo sustraen de su actividad laboral.
Si nosotros confiamos en una persona, le estaremos ayudando a consolidar la confianza y autoestima. Cuando le decimos al personal "Muy bien. Creo que tú puedes hacerlo. Confío en tí", estamos aportando a la persona la dosis de valor y confianza en sí misma necesaria para asumir el riesgo que conlleva el compromiso que va a contraer con usted. Si este proceso se repite una y otra vez, usted está generando un tipo de persona con una gran confianza en sí mismo, y por lo tanto realista con sus virtudes y cualidades.

FORMAS DE DEMOSTRAR CONFIANZA
Existen infinidad de formas de demostrar confianza en una persona; a continuación se comentarán algunas de ellas:
- Delegue tareas importantes:
La magnitud de las tareas encomendadas y la importancia de las mismas son los parámetros que miden el grado de confianza que tenemos en esa persona.
Demostremos más y más confianza, dándole la ejecución de tareas cada vez más difíciles. Le ayudará a crecer a esa persona y ese crecimiento es mejor en un ambiente de mutua confianza.

- Delegue autoridad:
A medida que delegamos tareas de mayor importancia, debemos ir delegando autoridad a la persona indicada y esa delegación es otra muestra de confianza que nosotros tenemos en él. Concedamos autoridad a una persona, recuérdele que está confiándole el bienestar del Instituto.

- Conceda libertad a la gente:
No hay que convertirnos en la sombra de la persona a la que nosotros damos autoridad y confianza. No existe otro método mejor para demostrar que nuestra confianza no es "integral" como le hicimos saber en un principio. Asígnele tareas y tiempos, defina normas a seguir, solicite informes periódicos (al establecer la autoridad, no en el proceso), y deje a la persona trabajar y desarrollarse.

- Otorgue el beneficio de la duda:
Otorgue el beneficio de la duda, no juzgue y acuse a alguien sin haber tenido la oportunidad de profundizar en el tema y de haber escuchado todos los argumentos. Trate de conocer los motivos para hacer lo que hizo, aún cuando el resultado sea erróneo.

- Permita el contacto directo con directivos superiores a usted:
Existen por desgracia, demasiados mandos que mantienen al personal apartado de los mandos superiores del Instituto. Es una demostración de inseguridad y de desconfianza del mando intermedio.

Si usted está seguro, afronte el riesgo, y que sean sus propias realizaciones y el éxito de su departamento el que hable por usted. Es importante para el personal tener la libertad de llegar a cualquier nivel de mando del Instituto, casi nunca usará esa libertad, confían en usted y es usted su conexión más eficaz.

--
Fernando Molina P.
Psicólogo
Practitioner en Programación Neurolinguistica
(56 - 985361755)

Etiquetas:

1 Comentarios:

A la/s 12:28 a.m., Anonymous Anónimo dijo...

muy buen trabajo (:

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal