miércoles, mayo 24, 2006

De la escasez a la magnificiencia del tiempo....

Miercoles 24 de mayo, 08.30 am.
Un dia cualquiera. Levantarse a las 07.00 am, ducharse, preparar desayuno, vestirse, salir de casa, devolverse por posible lluvia y cambiarse la chaqueta. Esperar el colectivo que me llevará a mi trabajo, encontrar que los estudiantes del Liceo se sumaron al paro nacional exigiendo quien sabe que (pero igual los apoyo muchcachos), conversacion trivial en el colectivo, desde las opiniones del paro a si llovera el dia de hoy.
LLego a la escuela. Ya sabia del taller llamado "Cascada" (me habian informado el dia de ayer, asumiendolo con no mucha alegria), que bien lo definio una profesora como "de lindo nombre pero de maximo aburrimiento". Lo que me espera.
Las cosas son asi. Todavia ronda el recuerdo de un mal pasar de la Tia Marlen, la tia de Kinder que vivio lo que a todos nos espera: el fallecimiento de un familiar, en este caso, de su madre, con lo cual se ameniza de cierta forma las conversaciones con los compañeros de trabajo, sin dejar de lado temas mas nimios, como futbol y el clasico comentario respecto a los dirigentes escolares y como estos realizan su trabajo, especialmente el de este establecimiento.
La campana anuncia el inicio del taller. Piernas langidas no se suman al acometido, se rehusan a servir para cumplir un simple espacio en algo que tiene que ver con conceptos y servicios de indole especificamente pedagogicos (se analizara el SIMCE, evaluacion que mide la calidad de la enseñanza en nuestro pais, aplicada a alumnos de 4º años de enseñanza basica y tambien a alumnos de 8º basico - niñ@s de 9 años y de 13 años en promedio).
Aun ahora no se cual es mi ayuda en este servicio. Como pocas veces me siento extraño en un lugar que ya me es familiar. Escucho voces (y no es de ezquizofrenia ni por un trastorno psicotico, que no seria malo estar algo de loco en un espacio que ebulle una supuesta cordura) que murmullan y comentan un sinnumero de diapositivas que ilustran las problematicas encontradas para los docentes de primer ciclo que tendran en su momento a alumnos que deben rendir tan escueta pauta evaluativa.
Comentarios varios, discusiones fundamentadas, me toca leer una de las tantas diapositivas. Silencio. Hago que mi voz se haga notar ante los murmullos. Tomo la iniciativa al plantear mi punto de vista. Me desconecto de nuevo. Escribo este post.
Consultan a que hora almorzamos, se produce algo extraño. La atencion se focaliza hacia eso, se discute de la hora, se llega a un acuerdo. Pasa.
Temas nuevos. Nuevas discusiones. Aparecen temas que generan conflictos de opinion, algunos nuevos, otros recurrentes.
Me dio hambre.
¿Hagamos un break?
Salimos. Dejo de escribir.

Fernando Molina P.
Psicologo

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal